proceso del duelo,ante el fallecimiento de un ser amado

Buenas tardes, Soy Gabriela Ramirez, me habras leido seguramente, soy la fundadora de Attexa , si es cierto hace un tiempo que no posteaba nada en mi blog, y hoy decidí, antes que una profesional, soy una persona y no estoy exenta de nada, si te quedas te cuento., deseo compartir contigo algo que estoy viviendo, que tal vez te pueda ayudar.

Mi madre, persona de 60 años,  desde pequeña se enfermo de sus riñones, uno nunca le funcionó y el otro lo perdió, tuvo que decidir a sus 40 años hemodializarse o morir, con 3 niños de 10 , 11 y 6 años, sin dudarlo tomo la decision mas dolorosa para ella, que fue someterse a una hemodiálisis, a los 8 meses, apareció un riñon cadavérico para trasplantarse, los médicos no le daban mucha esperanza, comentaban que no duraría más de 10 años, ella tomó la decisión de arriesgarse y fue trasplantada, decidió llevar a cabo todos los cuidados necesarios, respetar medicación y aferrarse a nosotros, sus hijos, así pasaron 27 años, un dia no muy lejano, se comenzó a sentir muy debil ,ya no podía caminar,  la llevamos al medico y tristemente su riñon ya había cumplido su fin, ella debía volver a hemodiálisis o morir, personas ya con 63 años, 5 nietas, en ese momento, mi mejor momento como coach profesional, la vida me estaba poniendo a pruebas, tenía que tomar una decisión, de estar con ella o seguir  el camino por el que tanto había luchado, estudiado tanto, siendo muy honesta no lo pensé demasiado aunque si me generó tristeza, a los dos días de haber recibido esa noticia, tomé el primer avión camino a mi coachee más difícil, mi mama,  me pegue a su lado, hablamos de su decisión, la cual penosamente para mi era morir, ella sentía que ya había cumplido con sus hijos, que volver a ese tratamiento solo sería dilatar su agonía, llegó su cumpleaños, lo festejamos con mucho amor, pues no sabíamos que iba a pasar, yo me encargue de hacerla reír hasta que le doliera su panza,  entendí que era su decisión, que seria muy egoista de mi parte pedirle que se quedara, sometiéndose a tanto sufrimiento que solo iba a dilatar su partida, no deje pregunta por hacerle, no deje de bromear con su partida, quería que se riera, y que lo tomara sin dolor, cabe destacar que ella no quería irse, pero sentía que ya su cuerpo no daba para mas,  las ultimas semanas, me las pase toda la noche sentada en el suelo tomada de su mano, mientras ella esperaba algo, un dia me llamo a su habitacion, me tomo la mano , me agradecio por todo, por ser su hija y me dijo ” me voy a morir”, yo le respondi,  ” hazlo en paz y tranquila, siempre te amare”, lo se “me respondio, yo tambien hija!  ese dia mi mama cerro sus ojos para siempre.

Dolió, duele y dolerá, pero tenía el derecho de decidir  bajo su  autonomía , libertad y  total conciencia de su decisión, hoy llevo en mi lo mejor de ella, y tengo como objetivo aprender a vivir con su ausencia, no dejaré de extrañarla, no dejaré de sentirme orgullosa por su fortaleza y por su decisión de vida, por que asi lo fue.

respeto mi momento de llanto, respeto mi momento de pensamiento, pero no permito que este dolor no me deje continuar, trabajo mis diálogos internos, como lo son aquellos pensamientos que nos dicen, por ejemplo : ¿porque no le dije cuánto la amaba?, yo debí haber estado más tiempo con el/ella,  ahora no volverá y me siento mal, me duele,  la extraño.

Decidí compartir esto por que si estas viviendo algo parecido, juntas podemos lograr entenderlo, aceptarlo, asumirlo y transformar ese dolor, como yo lo hice.

Dejame decirte que si has ingresado en tu propio proceso de duelo, donde el objetivo principal no es olvidar a la persona, o comenzar una vida desde cero, la principal función del duelo, es asumir su ausencia aprendiendo a vivir sin esa persona, manteniéndola en el recuerdo presente sin que nos duela mencionar ese recuerdo, anhelando bajo amor y respeto a la persona.

si comienzan a reproducirse en ti las culpas, las deudas, significa que no estamos aferrando a esa personas y su muerte desde la culpa, muchas veces es un momento que no podemos evitar.

¿Es fácil? Claro que no,  es algo que debemos hacer las personas dia a dia, paso a paso, sin olvidarnos de nosotros, todos los seres humanos pasados por pérdidas.

Es paso a paso, con las herramientas necesarias, siempre recuerda el punto no es olvidar, es aprender a vivir con su ausencia, sus recuerdos y sus ejemplos.

 

Si en algo te ayudo mi historia , estoy para ayudarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *