HABLEMOS DE TUS REACCIONES EMOCIONALES

¿Te ha sucedido alguna vez ? Ante un enojo sientes esa necesidad interna de expresar lo que piensas, sientes, temes, te enoja  e incluso hasta lo que opinas hacia una situación o persona en especial,  comienzas mencionando tus argumentos y tu sensación interna  se intensifica, llegando al punto de que acompañas lo que dices con tus expresiones corporales, tensas tu rostros , hasta inclusive su tono de voz se siente con mayor fírmeza, seguramente sentías una fuerza interior que te impulso el expresar de una manera  probablemente no acorde todo lo que piensas.

Pasado los minutos, seguramente podemos mencionar que fueron 10 minutos bajo la expresión; “Explote”,  manejando la posibilidad de haber generado una herida, provocando una ofensa en la/s persona/s hacia las cuales se genero ese descargo, lo que mantiene como derivación se  produce una acción consecuente, las conocidas  “disculpas”, esas disculpas repletas de explicaciones, donde tratamos de lograr sentirnos comprendidos y perdonados,  buscando las mil manera de explicar que no fue nada personal, y si tenemos un sentimiento de afecto importante hacia esa persona, inclusive nos sentimos algo tristes o avergonzados, tomemos nota de las emociones por las cuales pasamos tan solo en un momento, o porque no, en 24 horas.

Te invito a que dejes volar tu imaginación y te cuentes a ti mismo,  ¿Como hubiese sido el posible escenario?, con la siguiente historia.

Observate; estas agotado, cansado, notas que todo te irrita, te encuentras bastante intolerante, existe una razón exacta por la cual te sientes asi, en ese momento que estas a punto de cometer la explosión, cierras tus ojos, respiras profundamente tres veces.

Luego de abrir tus ojos, tomas una papel y un lápiz, lo divides en dos, del lado izquierdo escribes esa conversación que te enojo,  junto a todo lo que te hizo sentir, las razones, las causas, ¡escribes todo!,  de la manera que te salga de ti, no importa, tu escribes, rayas tu hoja, Deseaste gritar y lo hiciste.

Te tomaste dos minutos para volver a respirar.

Volviste a tu hoja, quedo el lado derecho en blanco,  en ese lugar  comenzaste a escribe con calma y bajo tu mejor versión de “ser” lo que sucedio,  la hoja se convierte en esa persona a la que deseas dirigirte  hablale a esa personas por medio de tu hoja y tu lápiz, explicale en tu hoja todos tus sentimientos encontrados, pero tomate tu tiempo, y hazlo con sin apuro, cuando termines de escribir, leelo por favor.

¿Listo? ahora ve y pídele a esa persona una conversación, y explícale lo que sentís con sus actitudes, sus modos, sus formas, pídele que por favor tome en cuenta tu opinión, seguramente el/ella, también tiene algunas cosas para expresarte, permítele hacerlo.

Ahora. . regresando a la pregunta que hice , ¿Como hubiese sido el posible escenario?. ¿Cambiaria tu escenario?

¿Deseas aprender mas? ¿Tienen dudas sobre como llevarlo adelante?

En cerrando Ciclos aprendes a desarrollar esta habilidad que tienes reguardada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *