Creamos mundos todo el tiempo ¿Lo sabías?

Te ha sucedido que te has adelantado en ciertas ocasiones a los hechos y luego notabas que nada era como habías pensado que sucedería?

Te invito a leer esta historia y reflexionar juntos.

Cuantas veces te ha sucedido que en el transcurso de un día que todo parece normal, todo fluye de manera tranquila, de repente recibes una noticia, o te cuentan algo y esa noticia puede ser buena o no sientes que te cambia por completo la energía de tu día.

¿Qué sucedería si le pides a tu novia y/o novio que se case contigo?, mientras planificas la manera en que lo harás, te sientes muy feliz, comienzas a pensar todo lo que significa preparar una boda, los invitados, el lugar, el momento que den el “sí”, la emoción, la noche de boda perfecta,  eso te anima a brindarle más dedicación a los preparativos de la gran propuesta, todo es perfecto y maravilloso, compras el anillo más hermoso, más delicado , llega el día, lleva a cenar a tu pareja a un lugar especial pero sabes que es el estilo de lugar que le encantara, a mitad de la noche, te arrodillas ante tu persona favorita y le pides que se case contigo. Y SORPRESA. Te responde que aún no está lista.

En este momento, comienzan a generarse emociones encontradas, comienzan a aparecer las preguntas, las auto respuestas, las afirmaciones, “No me ama” “Porque está conmigo”, “Por qué me dijo que no”, “¿Qué hice mal?”. Y todo tu panorama cambia, sientes tristeza, culpa, no y no sabes cómo reaccionar y que decir. Hasta de hecho te enojas.

Te voy a pedir que frenes un momento todo eso que comienzas a sentir.

En primer lugar, no te ha dicho que “NO”, solo te dijo que aún no se siente lista para dar ese paso, algo que seguramente consideras inconscientemente como no.

Pero . . .No escuchaste la respuesta que creaste en ti, lo que no afirmo todas las planificaciones que fuiste creando en ti y eso es lo que te genero los sentimientos encontrados.

Siempre nos generamos expectativas, eso nos crea mundos, de cómo según nosotros las cosas sucederán y de qué manera, pero luego vienen las desilusiones, o los sufrimientos inesperados por adelantado.

¿Cómo sería todo si vamos viviendo paso a paso sin adelantarnos a los hechos?

Cuando vas al médico y te informan que estas enfermo de algo, ya nos imaginamos tirados en la cama, sufriendo. ¿Pero que de todo eso realmente está pasando en ese momento? . . . ¿aún nada verdad? y no sucederá nada si llevar el tratamiento que el medico te indico . . 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *